que dicen tus ojos

Qué dicen tus ojos, ¿Se puede ESCUCHAR UNA MIRADA?

Interesante

Si controlas su lenguaje, conocerás mejor a quien te mira y evitarás que la tuya te delate.

Son dos canicas rellenas de gelatina, que miden 2,5 cm de diámetro y pesan 8 gramos. Pero pese a su diminuto tamaño, son dos de los órganos más expresivos de nuestra anatomía. Porque los ojos “hablan”, y a veces, más de la cuenta. Y es que la ciencia ha demostrado que el célebre dicho que asegura que “la cara es el espejo del alma, pero los ojos son sus delatores” es totalmente cierto.

Nuestro rostro es una perfecta máquina de mentir, y gracias a los más de veinte músculos que controlan las expresiones faciales podemos construir una máscara con la que aparentar felicidad en una reunión, aunque nos muramos de aburrimiento. Pero ese mecanismo puede desmoronarse por culpa de los ojos.

Las ventanas del cerebro

Se suele afirmar que, a diferencia de las palabras, las miradas nunca mienten. Pues bien, esta sentencia se sustenta en una base real, tal y como ha demostrado una investigación del neurólogo Calin Prodan, quien enseñó a treinta voluntarios fotografías de rostros que expresaban diversos estados emocionales (tristeza, alegría…) mientras registraba con un escáner su actividad cerebral.

Las resonancias magnéticas demostraron que, al procesar la información que transmitían las expresiones de la mitad inferior de aquellos rostros (boca, nariz y mofletes), a los voluntarios se les activaba el hemisferio izquierdo del cerebro, que los expertos vinculan con la lógica. En cambio, la información procedente de las expresiones de la mitad superior del rostro (los ojos y las cejas) se procesaba en el hemisferio derecho del cerebro, vinculado a las emociones.

Para el doctor Prodan, la conclusión está clara: que los ojos son las ventanas de nuestro cerebro, a través de las cuales comunicamos al mundo exterior nuestro auténtico estado emocional. El experimento también demostró que, cuando la boca y los ojos transmitían informaciones contradictorias (una sonrisa frente a unos ojos tristes), los voluntarios concedían más credibilidad a lo que “decía” la mirada.

Contacto visual

En 1975, el británico Simon Baron-Cohen acuñó el término “ceguera mental” para referirse a las personas que eran incapaces de descifrar los estímulos del lenguaje visual. Una incapacidad que estaba provocada por graves lesiones cerebrales o por sufrir enfermedades como el síndrome de Asperger.

Pero salvo esos casos extremos, todo el mundo sabe reaccionar al contacto visual con los ojos ajenos e interpreta sus mensajes. Y cada día son más los científicos que creen que esa capacidad es innata.
De hecho, en la Universidad de Londres se ha realizado un experimento que demuestra que uno de los primeros estímulos a los que reaccionan los bebés es el contacto visual. Utilizando un sistema de sensores para registrar la actividad cerebral de los recién nacidos, los investigadores han descubierto que los bebés ya son sensibles al contacto visual con los ojos ajenos desde ¡el segundo día de vida!

Y el catedrático de Psicología Daniel Freedman destaca un popular juego infantil consistente en un duelo de miradas. Juegan dos niños, que se desafían a mirarse fijamente a los ojos. Pierde el primero que pestañea o desvía la mirada. La experiencia demuestra que parece existir unanimidad al aceptar que la capacidad de mantener una mirada firme y limpia durante el contacto visual es un signo de fortaleza y de capacidad de liderazgo, y que condiciona nuestro éxito social.

Lo confirma otro estudio realizado por el profesor Roel Vertegaal, de la Universidad de Nueva York. Dos desconocidos acudían a una animada fiesta; uno de ellos recorría el lugar con su mirada y entraba en contacto visual con varios de los presentes, mientras que el otro mantenía una mirada esquiva. Y el resultado fue que, al terminar la velada, el primero había hecho nuevas amistades, mientras que el segundo se fue como había venido… Solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *