medicina integrativa

¿Qué es la medicina integrativa y para qué sirve?

Salud

La medicina integrativa es, por tanto, ante todo una medicina sistémica , que considera al ser humano como un todo y que, por tanto, busca curarlo como un todo.

De hecho, nuestro organismo integra continuamente miles y miles de señales. Cada aspecto de nuestra vida es el resultado magistral de la coordinación y armonía entre diferentes sistemas que se comunican y trabajan en sinergia .

Somos sistemas complejos y, como tales, somos sensibles incluso a pequeñas variaciones . Nuestro organismo reacciona a ellos al unísono, como una gran orquesta cuyos instrumentos tocan simultáneamente.

El origen de la medicina integrativa

En la década de 1990 en los Estados Unidos, el concepto de Medicina Integrativa (MI) fue explorado principalmente por los doctores David Eisenberg y Andrew Weil. Nacida de la observación de estilos de vida cambiantes, ya sea en la alimentación, la actividad física, el manejo del estrés o el bienestar general, la medicina integrativa es una nueva forma de diseñar la atención de la salud.

En este nuevo enfoque de la medicina, la relación entre el paciente y su médico se vuelve muy significativa.

¿De dónde surge el concepto de medicina integrativa?

Cuando hablamos de medicina integrativa, estamos hablando, entre otras cosas, de combinar la mejor atención de la medicina científica occidental con la de los enfoques complementarios para mantener la salud y mejorar el bienestar.

Aunque la medicina integrativa incluye los principios de la medicina no convencional, solo utiliza enfoques cuyos efectos han sido científicamente verificados. Se trata una combinación de terapias derivadas de la medicina convencional y las derivadas de la medicina alternativa y complementaria, para lo cual existe evidencia científica de alta calidad en cuanto a la seguridad y eficacia de los tratamientos.

Un enfoque centrado en el paciente

La medicina integrativa gira en torno a diferentes ejes principales que tienen todos un mismo punto en común: el paciente. La relación que se mantiene entre el paciente y su médico adquiere especial importancia y se basa en un clima de confianza. Al igual que la medicina de familia, la medicina integrativa ofrece un modelo centrado en el paciente en el que la contribución del médico, sin embargo, se vuelve más importante.

En un enfoque médico integrador, el médico intentará recopilar la mayor cantidad de información posible sobre su paciente para orientarlo hacia la atención que más le convenga. Hay que tener en cuenta multitud de variables para asegurar la curación y el bienestar de la persona. Se consideran todas las facetas del estilo de vida: dieta, actividad física, estrés, sueño, clima laboral, etc. porque pueden ser parte integral de un trastorno de salud.

La medicina integrativa analiza todos los factores que pueden influir en el estado de salud de una persona para permitir una adaptación del estilo de vida y lograr la curación y el bienestar.

Enfoque personalizado

La medicina integrativa es un enfoque personalizado. Cada uno de los pacientes que padecen un mismo problema será tratado de forma diferente en función de los tratamientos que más les convengan. El trabajo médico colaborativo está fuertemente defendido en un enfoque integrador de la medicina. Se puede configurar un equipo interdisciplinario alrededor del paciente para brindarle todos los cuidados necesarios, ya sean de medicina convencional o complementaria.

Tagged