consejos cuidados de la piel

Consejos para mantener la piel joven

Belleza

¿Es conveniente recurrir a bisturís o inyecciones, gastar cantidades locas de dinero en cremas y otras pomadas cuando hay prácticas diarias que son suficientes para retrasar el envejecimiento facial?

Aquí tienes 12 consejos para la piel que puedes realizar a cualquier edad, para mantener la piel de tu rostro joven y tersa.

Consejos para mantener joven la piel de tu rostro

Proteger la piel del sol


Si hay cosa realmente importante que hacer, es esta. La exposición al sol contribuye al envejecimiento prematuro de la piel y a la aparición de arrugas, líneas finas, manchas y provoca la flacidez de la piel.

La cara, el dorso de las manos, el cuello y el escote son las zonas más frágiles que muestran los primeros signos de envejecimiento derivados de la exposición solar.

Consejo: use filtros solares que protejan contra los rayos UVA y UVB con un índice de al menos 30.

Utilizar gafas de sol


La piel alrededor de los ojos es particularmente delicada, y sin gafas de sol se tiende a doblar y fruncir el ceño, lo que provoca que se acentúen los pliegues de la cara, especialmente las famosas líneas del entrecejo.


Consejo: Utilice gafas de sol con cristales grandes, preferiblemente con armazón de plástico. También es buena idea acompañarlos con una bisera o un sombrero

Usar cosméticos que contengan retinoides.

Los retinoides (derivados de la vitamina A) estimulan la renovación celular, aceleran la producción de colágeno, espesan la dermis y hacen que la piel parezca más joven y llena.

Consejo: Aplique una crema rica en retinoides (esta sustancia suele formar parte de la composición de los productos antienvejecimiento).

Dormir bien

El sueño es sin duda el secreto de la belleza. Las noches cortas y el insomnio tienen un impacto a largo plazo en la salud y en la edad de la piel. Dormir mal puede reducir la capacidad de la piel para recuperarse de la exposición al sol.

Consejo: la cantidad de sueño requerida es específica para cada persona y varía entre 6 y 8 horas por noche. Para dormir bien, evite una comida demasiado grande por la noche e incluya carbohidratos complejos; evite el alcohol y los estimulantes; participe en actividades físicas; asegúrese de que la temperatura de la habitación esté entre 18 y 22°C; ventile bien la habitación; elija ropa de cama de calidad, dando preferencia a materiales naturales como el látex, la lana y el algodón; evite los teléfonos móviles en la cama.

Quítarse el maquillaje para dormir

El maquillaje obstruye los poros de la piel y también captura todos los contaminantes ambientales.

Consejo: la piel necesita respirar durante la noche. Quitar el maquillaje evita que la piel se sature y que los contaminantes acumulados en el rostro durante el día se lleven a la cama.

Dormir de espaldas

Dormir acostado de lado o boca abajo causa compresión y disminuye la circulación de la sangre en la cara. Este estrés repetitivo debilita la elasticidad de la piel y crea líneas finas y arrugas.

Consejo: Dormir de espaldas evitará todas estas dolencias y reducirá el dolor de cuello y espalda.

Hidratar tu piel todos todos los días

La aparición de líneas finas y arrugas se ve agravada por una piel demasiado seca.

Consejo: utilice cremas que contengan agentes hidratantes como el ácido hialurónico, la glicerina, pero también la niacinamida (una forma de vitamina B3), un poderoso antioxidante que reduce la pérdida de agua y combate los oxidantes del estrés relacionados con el medio ambiente.

Estimular la renovación celular

Cuanto más envejecemos, más disminuye la renovación celular de la piel, la piel va perdiendo su esplendor. La exfoliación puede contrarrestar una tez apagada estimulando la renovación celular y eliminando las células muertas.

Consejo: Para una piel normal, se recomienda la exfoliación de 1 a 3 veces por semana. Sin embargo, hay que tener cuidado con la exfoliación agresiva y demasiado frecuente, que puede provocar sequedad, enrojecimiento e irritación, especialmente en el caso de la piel sensible.

Controlar el estrés

La piel es el primer órgano que ilustra los efectos negativos del estrés en la salud. Y sí, el estrés crónico acelera el proceso de envejecimiento cambiando el metabolismo y actuando directamente sobre los genes.

Consejo: integre los ejercicios de relajación (meditación, yoga, TCC, TEF, coherencia cardíaca, auto-masaje…) en su rutina diaria. Practicados regularmente pueden modificar la expresión de los genes en respuesta al estrés.

Realizar una actividad física moderada

Se ha demostrado el efecto antienvejecimiento de la actividad física. Pero ciertos tipos de ejercicio parecen tener un efecto negativo en la piel: correr, esprintar, saltar hacen que la piel se caiga porque cada vez que tocamos el suelo el impacto representa 3 veces el peso corporal.

Consejo: alterna los ejercicios de alto impacto con los más suaves.

Ejercicio facial

Con el tiempo, la piel de la cara tiende a perder su elasticidad por la disminución de la producción de colágeno y grasa subcutánea.

Consejo: 30 minutos de ejercicio facial al día ayudarán a reafirmar los músculos faciales y hacer que parezca más joven.

Masaje facial

Para reducir las arrugas, los masajes son muy eficaces: relajan los músculos, estimulan el drenaje linfático y la circulación sanguínea.

Consejo: al aplicar la crema hidratante por la mañana o por la noche, tómate el tiempo de masajearte la cara. El movimiento repetitivo y el calor de las manos aumentarán la absorción de la crema.

Tagged