Emprender en alimentación: estas son las claves del éxito en un restaurante

Alimentación

Poner en marcha un negocio relacionado con la comida es un proyecto que suele suscitar muchas dudas, ya que no siempre se saben los requisitos con los que hay que contar o los materiales y experiencia que hacen falta. Y si bien es cierto que algunos negocios consiguen el éxito a pesar de que sus dueños no sabían nada acerca de las ventas, es mucho más sensato tomar precauciones para asegurarse una buena inversión.

Es fundamental adquirir una formación. Por ejemplo, para trabajar en una empresa de este tipo hay que contar con un curso de manipulación de alimentos, que hoy en día se puede hacer en la modalidad de curso online o curso a distancia. Pero al margen de esto, existen otros requerimientos importantes a la hora de emprender en este ámbito.

Empieza por pensar qué tipo de comida darás en tu negocio

En nuestro país existen negocios de comida orientados a sectores distintos. A lo largo de los últimos años han alcanzado mucho éxito los restaurantes de comida rápida o los especializados en tapas, por ejemplo. Tanto los unos como los otros han logrado conquistar a un público muy numeroso.

De modo que es de vital importancia elegir el tipo de comida al que dirigir el negocio, pero esto no significa que haya que limitarse a un tipo de plato. En todo caso hay que saber qué se va a vender, ya que de ello va a depender la inversión a realizar. Muchas personas se preguntan cuánto cuesta iniciar un negocio como este, pero no hay una respuesta aproximada sin saber en qué se va a especializar.

Ten en cuenta los gastos a los que deberás hacer frente

Una vez que se sepa lo que se va a vender se recomienda establecer los costes que podría generar esa idea de negocio, existiendo los costes fijos y los variables. Los costes fijos se refieren a todos los gastos que se hacen y cuyos números no varían, o al menos no durante bastante tiempo, como por ejemplo el alquiler de un local. Por su parte, los costes variables hacen referencia a los que dependen de la ganancia o pérdida del negocio, que varían según lo que se genera en el día, semana o mes.

Los gastos se deben tener muy en cuenta para saber cuáles son las inversiones que tienen carácter preferente y necesario, es decir, cuáles no pueden faltar porque sin ellas no hay ningún menú que ofrecer. Si hay problemas con los costes de inversión y el margen de utilidad se puede tomar algunas decisiones, como por ejemplo buscar otro local.

Busca tu concepto de empresa

También es primordial tener claro el concepto de negocio, que incluye su diseño y presentación. La primera impresión es muy importante, si bien no hay que caer en el error de no medir bien la inversión en decoración y gastar una parte muy grande del presupuesto en ella, sin tener en consideración otros gastos más importantes.

Y precisamente cuando los costes no cuadren una de las cosas que se puede hacer es cambiar la modalidad de negocio. Por ejemplo, un negocio de comida japonesa es más caro que uno de shushi, por lo que quizás sea buena idea empezar por este último para con el tiempo pasar al primero. El shushi tiene mucha rentabilidad por sí mismo, así que es una buena oportunidad para iniciarse en este sector.

Tagged

Deja un comentario